El Laberinto de Chartres: Una senda hacia la purificación interior en la Edad Media

 

Debido a los destrozos del tiempo y de las guerras, muchas catedrales han perdido su laberinto, siendo el Laberinto de la Catedral de Chartres en Francia, uno de los pocos que conserva su pavimento original.

Hugo Ferreira Quirós
Hugo Ferreira Quirós

Uno de los milagros de la Edad Media europea lo constituyen las catedrales góticas, auténticas obras de arte que plasmaron para la Cristiandad la imagen más acabada de un templo a la manera clásica.

 

En muchas de ellas los pavimentos fueron decorados con figuras simbólicas, siendo el laberinto una de las más significativas. Debido a los destrozos del tiempo y de las guerras, muchas catedrales han perdido su laberinto, siendo el Laberinto de la Catedral de Chartres en Francia, uno de los pocos que conserva su pavimento original.

 

“En cuanto al laberinto de Chartres, vulgarmente llamado la lieue (por le lieu, el lugar) y dibujado sobre el pavimento de la nave, se compone de toda una serie de círculos concéntricos que se repliegan unos en otros con infinita variedad. En el centro de esta figura, veíase antaño el combate de Teseo contra el Minotauro. Nueva prueba, pues, de la infiltración de temas paganos en la iconografía cristiana y, en consecuencia, de un sentido mito-hermético evidente.”

 

Capítulo V del Libro “El Misterio de las Catedrales” de Fulcanelli.

Estamos ante la imagen más bella de cuántos laberintos se han expresado. Al contrario de lo que comúnmente se piensa, el laberinto de Chartres no es un camino azaroso, sino que es un sendero perfectamente direccionado hacia su centro, en el que sus vericuetos tienen el cometido de templar la ansiedad del caminante, el que se acerca al centro para luego volver a la periferia del recorrido. Su ubicación se encuentra en la nave principal a unos 20 pasos del acceso principal de la catedral, antes de llegar al Crucero o nave transversal del templo. Tiene el cometido de que el peregrino realice una introspección de purificación interior antes de pasar a la parte más sagrada del templo. Porque el simbolismo del laberinto connota un doble recorrido, uno de ida que encarna el trabajo interior que todo buscador de la sabiduría debe hacer para conocerse a sí mismo, y otro de salida que encarna el servicio voluntario o trabajo en el mundo externo, para guiar a que nuevos caminantes se animen a adentrarse en el misterio de la vida y de la muerte.*

Fuente imagen: https://elblodgeilabasmati.com/2021/02/09/leyendas-del-laberinto-y-las-vidrieras-de-chartres/

HUGO FERREIRA QUIRÓS

Arquitecto

Colaborador activo del Instituto Internacional de Arquitectura y Artes Plásticas Fidias.

Curso Online

Huellas contemporáneas de Arquitectura Sagrada

En este curso abordaremos una línea de inspiración trascendente de los siglos XIX y XX.

Comparte con tus amigos

También te puede interesar